LOS DIENTES DE LECHE

Los dientes de leche comienzan a erupcionar desde los 6 meses o un año después del nacimiento del bebé. Una de las creencias más erróneas es que es que no son importantes para la futura salud bucal pero son más importantes de lo que se dice; entre las funciones más importantes están:

Desarrollo y producción del habla: aprender a hablar es claramente esencial para el desarrollo cognitivo, social y emocional. El posicionamiento adecuado de los dientes de leche facilita que las sílabas se pronuncien con corrección y evita que la lengua se desvíe durante la producción del habla.


Alimentación y nutrición: Los dientes de leche sanos ayudan a desarrollar buenos hábitos al masticar y facilitan la ingesta de alimentos nutritivos.

Confianza en uno mismo: El buen cuidado de los dientes de leche puede hacer que las interacciones sociales sean más agradables, reducir el riesgo de padecer mal aliento y fomentar la cantidad de sonrisas seguras e interacciones sociales positivas.

Dientes más derechos: una de las principales funciones de los dientes de leche es cuidar una cantidad adecuada de espacio para el crecimiento de los dientes adultos. Facilitan la alineación correcta de los dientes adultos y ayudan al desarrollo de la mandíbula.

Excelente salud bucal: los dientes de leche con muchas caries pueden fomentar la aparición de enfermedades periodontales infantiles. Como consecuencia de dichas afecciones, las bacterias bucales invaden y erosionan las encías, los ligamentos y, con el tiempo, el hueso. Si no se recibe tratamiento, los dientes de leche pueden caerse, lo que provocará problemas de salud y espacio para los dientes permanentes.

Por: Rita Mireles Rojero
7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo